Rebajas

Las rebajas tienen dos caras y solamente quién se dedica, o se ha dedicado a ello sabe de lo que hablo. La cara positiva y maravillosa es para los que compran, la negativa y horrible para los que están al otro lado, los que venden. Y es que a todo el trabajo mental y físico, horas extras entre semana, domingos de apertura, preparación de las nuevas temporadas que van entrando, etc... hay que sumar los días intensos de campaña de Navidad que ya llevan a sus espaldas. Y no, no todas las empresas te hacen escoger entre dos turnos de mañana o tarde, ni turnos de semana o fin de semana. Al empresario le interesa explotarte y vender a tope.
Pero cuando hablamos del consumidor tampoco se queda corto. Para comenzar, lo de "el consumidor siempre lleva la razón" es falso y a partir de aquí......
Entrar a comprar a una tienda en rebajas no significa estirar de la ropa y desplegar todas las pilas, ni descolgar de mala manera cayendo todo al suelo y si es así, no se tiene que dejar allá para que sea pisoteado, ni dejar los probadores hasta arriba de ropa porque "ya vendrán a recoger que para eso están las chicas/os". Afortunadamente yo ya no tengo que aguantarlo.
Así pues, felices rebajas y Respect

Comentarios

Entradas populares de este blog

De vuelta.